Por qué los rebeldes de Damasco han fracasado?

Hace unas semanas repasando los mapas de Damasco a principios de 2013 me llamó la atención la gran pérdida de territorio que habían tenido los rebeldes desde entonces. En este artículo voy a analizar las causas del hundimiento rebelde en los distintos frentes de los alrededores de Damasco y el porqué del fracaso de sus estrategias, justo después de julio de 2012 cuando pusieron en jaque a todo el sistema sirio.

Mapas

Screenshot at oct 16 10-50-40.png
Mapa de febrero de 2013. Fuente: Wikipedia
Screenshot at oct 22 12-14-10.png
Mapa de mayo de 2013 Fuente: Wikipedia
Screenshot at oct 22 12-14-33.png
Mapa de agosto de 2013. Fuente: wikipedia
Screenshot at oct 22 13-13-41.png
Mapa de febrero de 2014. Fuente: wikipedia
Screenshot at oct 23 18-40-01.png
Mapa de Maliha de septiembre de 2014. Fuente: http://www.AlMasdarNews.com
Screenshot at oct 23 18-48-43.png
Mapa de la ofensiva rebelde de septiembre de 2015. Fuente: @deSyracuse
Screenshot at oct 23 15-18-19.png
Mapa de junio de 2016. Fuente:@miladvisor
Screenshot at oct 23 15-22-48.png
Mapa de octubre de 2016. Fuente: @miladvisor

Introducción

En julio de 2012 los rebeldes provenientes de Daraya y el barrio de Qaboun pusieron en jaque al gobierno sirio y al EAS, al conquistar barrios del centro de Damasco como Midan Qafr Sousa o Mezzeh. Además, desde la Ghouta la entonces Liwaa Al Islam mató en un atentado a la cúpula del Ejército Sirio, lo que provocó un caos mayor en la capital. En este momento todo el mundo en Damasco pensaba que la caída del gobierno de Al Assad era cuestión de días ante el importante empuje rebelde. Pero nada más lejos de la realidad, el EAS le ha dado completamente la vuelta a la situación desde entonces, y a finales de 2016, se acerca ya a una victoria casi definitiva en todos los frentes de los alrededores de Damasco. En este trabajo vamos a analizar las causas de esta victoria casi única en este conflicto en el que los frentes acostumbran a ser bastante estáticos. He elegido los cuatro elementos que me parecen más importantes para entender el fracaso rebelde en la Ghouta y Damasco; la estrategia de cercos del EAS, las luchas internas rebeldes, los errores estratégicos rebeldes y la falta de apoyo exterior.

Análisis

1.Estrategia de cercos del EAS

Cuando a mediados de 2013 se vio claramente que el devenir de la guerra en Siria no se iba a solucionar a corto plazo, el alto mando del EAS tuvo un acierto muy importante; un cambio de estrategia centrado en cercar los principales bastiones rebeldes para que poco a poco cayesen víctimas de la falta de víveres y municiones, mientras en los demás frentes se pasó a una ya más discutible estrategia defensiva olvidando en algunos casos el factor tribal (Raqqa, Idlib o Deir ez zor) que podría haber sido clave para mantenerlos.

En este contexto se cercó en primer lugar los bastiones del sur de Damasco como Moudamiya, Daraya, Qadam, Hajar Al Aswad o Babbila; bastiones que en 2012 y 2013 habían servido para lanzar ataques contra los puntos clave del EAS en el sur de Damasco. Poco después, el EAS fue capaz de cercar el bastión rebelde de la Ghouta con una exitosa ofensiva sobre las posiciones rebeldes que servían de conexión con las rutas de abastecimiento jordanas a través del desierto. Esta victoria estratégica conllevó un lógico contraataque rebelde para romper el cerco. En este ataque todos los grupos rebeldes de la Ghouta se unieron para lanzar un potente ataque que fue repelido en parte por el EAS (gracias a la importante ayuda de Hezbollah) a pesar de perder algunas posiciones. Las pérdidas rebeldes en esta ofensiva fueron terribles con al menos 400 muertos (sólo Hezbollah tuvo 32 muertos), para al final no lograr su objetivo.²

Tras el fracaso de las gran ofensiva de 2013 hubo unos meses de impasse hasta que los rebeldes se lanzaron de nuevo a la ofensiva, esta vez al norte con el objetivo de tomar la localidad de Adra. La ofensiva fracasó en su intento de romper el cerco del ejército pero causó importantes bajas al bando gubernamental. La respuesta no se hizo esperar, en la primavera de 2014 tras un aumento de los ataques rebeldes hacia el suburbio cristiano de Jaramana (al ese de la capital), el ejército lanzó una gran ofensiva sobre este enclave en la que puso en práctica la estrategia de cercos a pequeña escala. La batalla fue brutal (solo el primer día los rebeldes perdieron a 26 hombres) y el gobierno desplegó unidades de Hezbollah, la Guardia Nacionalista Árabe y milicianos iraquíes como apoyo. Tras dos meses de combates y a pesar de la impresionante red de defensas rebeldes de la ciudad, ésta cayó en manos gubernamentales después de que estos lograran cercarla y provocar una retirada de los milicianos. A finales de 2014 el ejército volvió a llevar a cabo  con éxito la estrategia de cercos a pequeña escala en la reconquista de Adra. Durante 2016 esta estrategia fue clave en la caída de todo el sector sur de la Ghouta y tras cuatro años dio sus frutos en Daraya y Moadamiya con la capitulación de los rebeldes. Actualmente el EAS está tratando de cercar los enclaves estratégicos de Tal Kurdi y Tal Sawan que dejarían en una situación muy vulnerable la ciudad estratégica de Douma.

Como podemos comprobar la estrategia de cercos tanto a gran escala como a pequeña escala ha resultado ser un éxito importante para el EAS, ya que le ha permitido mantener rodeados todos los bastiones rebeldes de la Ghouta y durante las batallas ha resultado ser un medio muy efectivo para provocar la retirada del enemigo.

2.Conflictos internos rebeldes

A lo largo de 2013 el grupo Jaish Al Islam consiguió integrar a la mayor parte de las brigadas rebeldes independientes que antes habían formado parte del Consejo Militar asociado al FSA que pasó a ser marginal para desaparecer los meses siguientes. A finales de 2013 Jaish Al Islam se convirtió en el grupo rebelde hegemónico en el campo de Damasco y su líder Zahran Alloush en el caudillo de la zona. Alloush tuvo siempre un comportamiento muy autoritario que provocó el rechazo de parte de la población de la Ghouta Oriental, a diferencia del sur del país donde si hubo algunos procesos participativos.

El primer conflicto fue con el grupo Jaish Al Umma (grupo local islamista) en septiembre de 2014. Alloush vio en la nueva formación un rival peligroso como reflejan unas declaraciones suyas poco después de la formación de Jaish Al Umma, “no puede haber dos cabezas de un mismo cuerpo”. La pequeña brigada rebelde no tuvo ninguna opción frente a las tropas de Alloush y se disolvió integrándose en el Frente Islámico la mayor parte, en Jaish Al Islam se integró la brigada Usud Al Ghouta, o en el caso de las brigadas más resentidas pasándose a los gubernamentales y formando Jaish Al Wafaa.

Tras la disolución de Jaish Al Umma, la tensión entre Alloush y el resto de grupos restantes en la Ghouta aumentó tras las derrotas en las batallas de Maliha y Adra a finales de 2014, en las que Jaish Al Islam acusó al resto de facciones de abandonarlos en la lucha frente al EAS y aliados. Pero fue la muerte del Caudillo de la Ghouta en diciembre de 2015 la que desencadenó un sangriento conflicto interno. Faylaq Al Rahman y Al Nusra aprovecharon el debilitamiento de Jaish Al Islam para atacar sus principales bastiones bajo el pretexto de la corrupción imperante en las zonas bajo control éstos. Esta batalla interna acabó teniendo consecuencias desastrosas para los rebeldes con 500-700 muertos y un millar de heridos y prisioneros; los gubernamentales lo aprovecharon para aplastar el sector sur de la Ghouta Oriental y capturar las localidades clave de Deir Al Asafir y Zabdin que estaban bajo control de Faylaq Al Rahman. Actualmente sigue prevaleciendo la tensión entre los diferentes grupos rebeldes, lo que ha impedido la realización de un contraataque unificado y efectivo contra el EAS y aliados.

También ha habido diversos choques con milicianos del EI en diversas zonas de los alrededores de Damasco como los barrios de Al Yarmouk y Hajar Al Aswad, que cayeron en manos de los radicales en 2014, después de la expulsión de los grupos rebeldes locales de esas zonas.

Por tanto, la desunión de los rebeldes de la Ghouta les ha impedido desde 2014 realizar un contraataque conjunto con verdaderas opciones de romper el cerco impuesto por el EAS, y además ha supuesto una constante sangría de hombres irremplazable para los dos grupos más importantes de la Ghouta, Jaish Al Islam y Faylaq Al Rahman.

Screenshot at sept 01 14-08-34
Emblema de Faylaq Al Rahman.
Screenshot at ago 31 13-35-59
Emblema de Jaish Al Islam.

 3. Errores estratégicos y falta de apoyo

Los rebeldes de la Ghouta han cometido dos grandes errores estratégicos que han tenido cierta repercusión en su desesperada situación; el primero es las zonas que eligieron para sus ofensivas de 2014 y 2015 y el segundo su incapacidad de poner en riesgo el control gubernamental de la capital.

Me han sorprendido mucho los lugares que eligieron los rebeldes para lanzar contraataques después de la gran ofensiva de 2013 para romper el cerco desde el sur. El primer lugar como ya he comentado antes fue Adra, una localidad habitada por minorías religiosas recelosas de los islamistas y situada a medio camino de las localidades rebeldes de Qalamoun Este. El ataque derivó en una brutal masacre contra la población civil y en una gran resistencia de los milicianos locales que ralentizó el avance de Jaish Al Islam, éstos al final lograron tomar Adra pero no lograron el objetivo estratégico de enlazar con las tropas rebeldes de Dumayr. También me sorprende la insistencia rebelde de avanzar hacia el interior de Damasco desde Jobar y no intentarlo desde otros lugares, lo que facilita al EAS crear una linea defensiva consistente. Por último, fue extraña también la localización del ataque rebelde de 2015 que se llevó a cabo al norte de Douma. Aunque el objetivo principal de cortar la carretera Damasco-Homs es lógico, no así el avance a campo abierto hacia las canteras y fábricas al norte de la carretera que facilitaron a la SyAF los bombardeos a campo abierto que causaron fuertes bajas a Jaish Al Islam. La ofensiva terminó en retirada otra vez, al igual que la ofensiva de Adra del año anterior. Por tanto, podemos ver que los rebeldes desde 2014 no han sido capaces de elegir el mejor lugar para lanzar una ofensiva que ponga en verdaderos aprietos a Damasco.

La falta de apoyo exterior es también un factor a tener en cuenta para explicar la decadencia de los rebeldes en Damasco. La Ghouta Occidental ha estado al menos tres años completamente aislada del resto del país hasta la caída de sus dos principales bastiones, Moadamiya y Daraya. Mientras que en la Ghouta Oriental los rebeldes han sido capaces de burlar el cerco gubernamental para entrar armas, municiones y víveres; no así para recibir armas más sofisticadas como los misiles TOW procedentes de Jordania. Aunque está relacionado con el primer apartado sobre los cercos del EAS como una causa de éstos, he decidido analizarlo a parte.

Fuentes

1.SOHR, 1 de octubre de 2016. 

2. Your Middle East, 25 de noviembre de 2013

3. Al Monitor, Syrian Army Captures Maliha, 18 de agosto de 2014.

4. Breitbart, 17 de mayo de 2016. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s